Fuerte crítica de Gerardo Martínez a Milei en la OIT: “Pretende transferir al sector privado el rol del Estado colisionando con los valores de la Justicia Social”

Gerardo Martínez, titular de la UOCRA, realizó expuso al Gobierno argentino en su disertación en la OIT.

Gerardo Martínez, secretario general de la UOCRA, en la 112° Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT, ofreció una fuerte denuncia contra el gobierno argentino y destacó problemas críticos como la informalidad laboral, la pobreza y la ineficacia política.

Martínez inició su intervención señalando la convulsión mundial causada por “múltiples crisis simultáneas” como la pobreza, desigualdad y tensiones geopolíticas. El líder de la UOCRA propuso la necesidad urgente de “un nuevo contrato social que priorice la economía y la tecnología al servicio de las personas mediante una transición justa”. Celebró la creación en la OIT de la coalición por la justicia social, que busca resultados a través de los esfuerzos conjuntos de la OIT y organismos financieros multilaterales. “Para los trabajadores del mundo, la justicia social es un objetivo irrenunciable para la defensa de la humanidad humana y la igualdad con un piso de protección social”, afirmó Martínez.

Desafíos

El sinónimo del éxito ha sido culpar al otro y así sucesivamente hemos degradado la calidad institucional”, señaló enfocándose en la región de las Américas. En particular, criticó los desencuentros de la política argentina, calificándolos de negativos para el país. Según Martínez, estos desencuentros han degradado la calidad institucional, perpetuando una cultura de confrontación.

Martínez fue particularmente crítico del actual gobierno argentino encabezado por Javier Milei, acusándolo de no promover políticas de ingresos y empleo, desfinanciar la salud, y desatender la educación y la alimentación, especialmente para aquellos en pobreza extrema. “No promueve política de ingresos y de empleo, desfinancia la salud, se despreocupa de la educación y del alimento para nuestro sector expuesto a una pobreza que duele. Bajo fundamento de un liberalismo extremo pretende transferir al sector privado el rol del Estado colisionando con los valores de la justicia social”, afirmó ante el auditorio.

Inflación y Pobreza

Otro punto crucial fue la inflación, descrita por Martínez como “el impuesto a la pobreza”. Subrayó la preocupación constante del movimiento sindical por los altos niveles de inflación, insistiendo en que cualquier política pública debe involucrar a todos los actores políticos y sociales. “La política pública necesita de todos los actores políticos y sociales y debe contenernos a todos. El consenso de la sociedad en torno a bajar la inflación debe ser el resultado del esfuerzo compartido y no del sacrificio exclusivo de los trabajadores de los sectores más golpeados”, subrayó.

El secretario de Relaciones Internacionales también mencionó un intento reciente de reforma laboral que buscaba reducir derechos laborales y sindicales, calificándolo como inadmisible. “El intento en consulta de una reforma laboral regresiva en derechos pretendía algo particularmente inadmisible en esta casa, destruir los derechos laborales, sociales y sindicales. La respuesta del movimiento sindical fue a través de la justicia, logrando detener la aplicación del capítulo laboral del decreto de necesidad y urgencia como cualquier intento disciplinar a la acción sindical. El logro de esta acción fue acompañada por toda la sociedad civil”, recordó.

“Como venimos reiterando en las anteriores conferencias, nuestra realidad exige que nadie especule. Ninguna fuerza política podrá resolver los problemas estructurales en soledad. Seguimos apostando a una agenda de diálogo para una Argentina del desarrollo, la producción y el trabajo solidaria, inclusiva, con igualdad de oportunidades”, concluyó.

FUENTE: Linea Sindical