FACUNDO MOYANO TENSA SU RELACIÓN CON KICILLOF Y SE MANTIENE EL PARO DEL GREMIO DE PEAJES EN DOS AUTOPISTAS

Así lo confirmó el SUTPA, que pide el desplazamiento del responsable de AUBASA y el Sistema Vial Integrado del Atlántico por «incompetencia».

Luego de una semana de conflicto, sigue la huelga con levantamiento de las barreras en las autopistas AUBASA y en el Sistema Vial Integrado del Atlántico, llevada adelante por el Sindicato Único de Trabajadores de los Peajes y Afines (SUTPA). El gremio anunció que fracasó la última audiencia de conciliación, por lo cual mantienen la medida de fuerza, que busca que Ricardo Lissalde, el presidente de la empresa que gestiona las autopistas bonaerenses, deje su puesto.

«Nos piden racionalidad a nosotros con el tema de la conciliación, pero si nosotros acatamos esa medida estamos avalando la continuidad de una persona que está yendo contra todos los derechos por los que hemos trabajado», aseguró la secretaria general del SUTPA, Florencia Cañabate.

Este miércoles, por séptimo día consecutivo, las barreras en la autopista Buenos Aires-La Plata y en la Autovía 2 estuvieron levantadas y los autos pasaron sin pagar peaje por una protesta sindical.

La firma concesionaria AUBASA acudió al Ministerio de Trabajo de Nación y el jueves pasado hubo una audiencia. El organismo laboral dispuso la conciliación obligatoria, pero el gremio no la acató: siguió con la medida y mantiene los peajes liberados. Este martes hubo otra reunión por la mañana que tampoco llegó a buen puerto.

Racionalidad
«La audiencia no prosperó. Nos piden racionalidad a nosotros con el tema de la conciliación pero si nosotros acatamos esa medida estamos avalando la continuidad de una persona que está yendo contra todos los derechos por los que hemos trabajado. Vamos a seguir la medida y vamos a extender la medida con asambleas en todos los peajes de todo el país», recalcó Cañabate.

SIN CONCILIACIÓN OBLIGATORIA, SIGUE EL PARO TOTAL DEL GREMIO DEL PEAJE EN DOS AUTOPISTAS
Todo gira en torno a un conflicto que mantiene el gremio de los trabajadores de las cabinas con un funcionario del gobierno de Axel Kicillof y que –según fuentes oficiales– ya provocó una pérdida al Estado bonaerense de casi 100 millones de pesos.

El miércoles pasado, el SUTPA, que fue creado y liderado durante años por Facundo Moyano, dispuso la protesta contra el presidente de AUBASA, Ricardo Lissalde, en momentos en que -a diferencia de su hermano Pablo Moyano- busca tensar con el kirchnerismo.

Incompetencia
La organización gremial acusa a las autoridades de la compañía estatal por un presunto incumplimiento del acuerdo paritario que contempla la creación de una mesa de trabajo bipartita para establecer pautas en la aplicación de nuevas tecnologías y reconversión laboral.

Ahora desde el SUTPA sumaron acusaciones de empleados que aseguran en redes sociales haber sido maltratados por los directivos con intimidaciones y persecución contra el personal.

En un comunicado que difundió el gremio, se expresa que hay «incompetencia, destrato y falta de predisposición al diálogo del presidente de la empresa, Ricardo Lissalde«. El gremio acusó al funcionario por el despido de un gerente a quien antes habrían «destratado y amenazado».

Según plantean los delegados gremiales, esa metodología también alcanzaría al vice de la empresa, Felipe Vismara, y al gerente de Recursos Humanos, Luis Barreiro.

El ex diputado tiene severos cuestionamientos hacia la administración de los sistemas viales que maneja la Provincia y hacia el Frente de Todos en general: «Si son peronistas, que hagan peronismo de verdad, no del chamuyo».

«Estamos cansados del chamuyo del Gobierno. 50 por ciento de pobreza, 90 por ciento de inflación, dónde está el peronismo», se preguntó Facundo Moyano en recientes declaraciones televisivas, con el tono crítico que está manteniendo hacia el Gobierno y el Frente de Todos.

 

Fuente: Gestión Sindical