Un paro de lanchas dejó aislados a vecinos de las islas del Delta, en Tigre

Si bien una de las empresas levantó la medida de fuerza, otra la mantiene vigente. La suspensión de actividades inició hace seis días por “incumplimiento” de los acuerdos salariales

El pasado 9 de septiembre inició un paro de lanchas y camarotes que afectó a cientos vecinos de la isla del Delta, en Tigre, provincia de Buenos Aires. La protesta respaldada por el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) se impulsó en reclamo salarial y afectó a una gran cantidad de personas que quedaron aisladas sin posibilidad de asistir a sus trabajos. La medida de fuerza también impidió que decenas de alumnos pudieran asistir a sus escuelas. Este miércoles una de las empresas afectadas anunció que retomará sus actividades, pero otra de las prestadoras del servicio de transporte que utilizan los isleños continuará con la medida de fuerza.

Luego de atravesar distintas instancias de negociación en torno al cumplimiento del convenio colectivo de trabajo y en particular el pago salarial, el Sindicato de Obreros Marítimos, en su seccional de San Fernando, emitió un comunicado donde anunció el paro de actividades por tiempo indeterminado por parte de lanchas y camarotes pertenecientes a las empresas Interisleña y Líneas Delta.

La decisión fue respaldada “por falta de pago de los salarios del mes de agosto 2022 de nuestros trabajadores”, según sostuvieron. Además, se indicó que las empresas “que no cumplen con la escala salarial estipulada y acordada entrará en una retención de tareas hasta que abonen lo adeudado y respeten la misma”.

De esa manera, el sector afectado aclaró que optaron por el paro de actividades debido a que ya habían pasado las etapas de conciliación obligatoria dictadas por el Ministerio de Trabajo y si bien se reconoció el conflicto, los empleadores no brindaron una solución precisa a los reclamos planteados, de acuerdo a la versión del sindicato.

Una empresa levantó el paro de lanchas pero otra continúa con la protesta
Más allá del cumplimiento salarial, los trabajadores también se encuentran solicitando que las empresas marítimas sean incorporadas en los subsidios al transporte público que otorga el Estado Nacional.

Por el momento, el trasporte fluvial depende principalmente del subsidio que otorga el Estado provincial que en varias oportunidades realiza los desembolsos entre el 1 y el 10 de cada mes, pero que “los sindicatos han decidido imponer de manera arbitraria un plazo de 4 días, que descoloca los acuerdos previos”, informó el sitio Qué Pasa Web.

En ese marco, este miércoles el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos informó que Líneas Delta depositó los sueldos adeudados de agosto, de manera que las lanchas empezaron a prestar servicio de manera habitual. Sin embargo, la empresa denominada Interisleña continúa con la medida de fuerza “a la espera de lo adeudado”, indicaron desde el gremio.

Durante los seis días que los isleños no tuvieron el servicio de lanchas y camarotes compartidos, se enfrentaron al aislamiento debido a que se trata de los únicos medios colectivos que tienen para trasladarse. Al no estar disponible y en caso de no contar con una embarcación propia – una alternativa inviable por su alto costo – la única opción de los vecinos es una lancha taxi cuyo valor ronda los mil pesos.

Por tal motivo, los residentes de las islas del Delta expresaron a través de distintos medios su preocupación debido a que no todos cuentan los recursos para continuar con sus actividades normales en caso de no poder acceder a medios de transporte público.

Una de las vecinas del lugar resaltó que una gran cantidad de menores que viven en la isla no pudieron asistir a clases, mientras que algunas personas no pudieron concurrir a citas pactadas en hospitales y perdieron sus turnos médicos. Sumado a ello, en los seis días que perduró el paro de lanchas y camarotes, muchos trabajadores sufrieron dificultades para acudir a su empleos.

El reclamo por parte de los trabajadores se viene reiterando de manera frecuente y casi todos los meses se toman medidas de fuerza por el cumplimiento de los pagos acordados. En abril, el paro se prolongó por cinco días y las compañías afectadas aseguraron que “no es responsabilidad nuestra la decisión de detener el funcionamiento del transporte de una manera tan imprevista como, consideramos, fuera de contexto”.

E indicaron que las empresas “con la asistencia del Estado Provincial, venimos cumpliendo nuestros pagos en tanto los compromisos asumidos por la Provincia se realizan en forma regular y dentro de los plazos que el Ministerio (de Transporte bonaerense) ha determinado, conocido por el sector sindical”.

 

Fuente: InfoBae