Trabajadores del cuero celebran la decisión de YPF de volver a comprar pelotas en Argentina

YPF decidió volver a comprar pelotas de fútbol en el país. Un pequeño gesto para YPF, pero una decisión importante para Pymes del sector afincadas en la provincia de Córdoba. Sindicatos del cuero y cámaras empresarias celebran la medida.

Por LEONARDO MARTÍN

Llega el verano, las vacaciones, las salidas a campings, momento en que muchos argentinos aprovechan para aprovechar una exitosa estrategia de marketing de YPF: Cambiar puntos, ganados a base de cargar combustible, más una suma de dinero para llevarse una pelota de fútbol de razonable calidad y peso. El resto del año sigue la promoción, pero por las razones descriptas el verano es la temporada alta.

Con el cambio de Gobierno nacional y de gestión en YPF (a cargo de Guillermo Nielsen), la petrolera tomó una decisión trascendente y con un contenido simbólico importante: Volver a comprar pelotas en las fábricas argentinas ubicadas en Belle Ville y Morrison, provincia de Córdoba.

¿Qué había pasado? Como parte del proceso de desindustrialización del macrismo, la anterior conducción de YPF había tomado la decisión de comprar las pelotas en Pakistán y China. Desde las cámaras del sector estiman que se compraron 3 millones de pelotas en los países asiáticos, que las producen a bajo costo a partir de una escala imposible de competir para la industria argentina.

La Federación de Trabajadores del Cuero (FATICA), junto al Sindicato de las Manufacturas del Cuero y la Cámara de las Manufacturas del Cuero celebraron la decisión: «Es una lucha que venimos desarrollando desde hace muchos años, no sólo para que YPF compre pelotas nacionales, sino que la AFA también lo haga», expresa Luciano Chambela, referente del sector empresario.

«En la Argentina se consumen 4 millones de pelotas anuales de las cuales 3 millones vienen del mercado asiático. Imaginemos cuanto crecería la industria argentina de pelotas de fútbol si se producirían en el país el 50 o 70% de las pelotas«, afirmó Ernesto Trigo, secretario general del Sindicato Argentino de las Manufacturas del Cuero.

Argentina no sólo ha dado a muchos de los principales cracks de la historia del fútbol mundial. También tiene en su haber, un invento trascendente en la historia del deporte: La invención de la pelota con costura y cámara a comienzo de la década del ´30 y que permitió reemplazar a las pelotas de tiento, un balón compacto, duro y que al momento del cabezazo el jugador podía terminar con conmoción cerebral o con un corte si impactaba del lado del tiento. Un invento cordobés de 1931, mismo año donde se oficializó el profesionalismo del fútbol argentino.

Fernando Fuglini, director de Dale Más, una de las pymes de Bell Ville comentó en Radio Gráfica: “La empresa le compró a siete fábricas unas 1500 pelotas estilo ´vintage´. Estas no son para jugar sino para coleccionar, son muy lindas para regalo y son de cuero”. La expectativa es que la compra continúe y se extienda al resto de las pelotas.

“Los últimos 4 años fueron los peores de la historia. Casi no produjimos ni vendíamos. En Córdoba hay 30 empresas que compiten, pero nos juntamos para sobrevivir. En cuatro años nadie nos llamó, todo lo contrario a lo que pasó con el kirchnerismo, cuando pudimos seguir produciendo”, se lamentó Fuglini.

Una pequeña historia grafica el espíritu antiindustrial y neocolonial del macrismo. Lo relata Fuglini:  “Cuando se hizo el G20, el Poder Ejecutivo compró artículos regionales de todo el país para regalarle a los mandatarios” pero con las pelotas de fútbol eso no sucedió ya que “a los presidentes les dieron pelotas de China, cuando hace poco habían declarado capital de la pelota a Bell Ville”.

Un pequeño gesto en la necesaria recomposición industrial y productiva necesario en el camino de una argentina con pleno empleo.

Fuente: Sindical Federal