Sin su impacto caótico por el aislamiento, todo el interior del país está sin transporte automotor

Desde hace semanas los choferes de colectivos de todo el interior del país paralizan sus actividades. Las empresas no depositaron sus salarios y no hay precisiones de cuando vayan a hacerlo.

En lo que es una de las crisis más importantes del transporte en el país, prácticamente todo el interior se encuentra sin circulación de colectivos. Es por una medida de fuerza definida por las seccionales de la UTA ante el no cobro de los salarios de los choferes.

El impacto caótico que tendría la huelga en otro momentos, ahora se ve silenciado por la escasa circulación producto del aislamiento social preventivo y obligatorio. Sin embargo no llega una solución y el conflicto amenaza con profundizarse a medida que pasen las semanas.

La semana pasada más de 500 conductores rompieron la cuarentena en Córdoba y marcharon para pedir una solución. No sólo no la encontraron sino que hubo una docena de imputados judicialmente por violar el aislamiento. Incluida la secretaria General del gremio Carla Esteban.

«Nos hemos arriesgado a salir a la calle porque no tenemos qué comer, cómo pretenden que nos quedemos en nuestras casas sin comer. Cómo les puedo decir a mis compañeros que tienen que volver a su casa sin tener que darle de comer a su familia», había señalado Esteban en declaraciones a la prensa local.

«Si no hay respuesta favorable a los trabajadores tras la audiencia entre Nación, la UTA y los empresarios, vamos a demostrar nuestro repudio. Nuestra paciencia está por arriba del límite», advirtió hoy al Diario La?Capital el titular del gremio de los choferes en Rosario, Sergio Copello.

Y la situación se replica en cada provincia. Hoy, por ejempplo, se espera en Tucumán que haya una definición por el pago de los salarios para definir cómo se sigue.

«El ánimo de los compañeros no soporta una nueva negativa», señaló Copello. Ya hay empresas que plantean despidos de personal, achique de salario y suspensiones. «Acá no se va a permitir de ninguna manera, que les quede en claro», avisó.

Por su parte, la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP) calificó la situación de dramática. «Los trabajadores conocen y verifican a diario la drástica caída de los pasajeros transportados, que en ningún distrito del país está por debajo del 90 por ciento», justificaron.

Fuente: Info Gremiales