Pese a la segunda ola, el Gobierno y la UIA apuestan a mantener la actividad

Sin embargo, hay empresas que ya han vuelto a trabajar con un solo turno por semana a raíz de la fuerte crecida de contagios.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas junto a representantes de la Unión Industrial Argentina (UIA) consensuaron en lograr el sostenimiento de las actividades industriales, más allá del crecimiento general de contagios de coronavirus.

Según apuntaron tras una reunión virtual entre las partes, la intención es poder sostener los niveles de actividad del sector manufacturera respetando los protocolos sanitarios para garantizar la salud de los trabajadores.

Desde el Gobierno, en tanto, consideraron una vez más que es vital respetar los protocolos pero sostener la industria ya que resulta un sector clave para el continuo desarrollo de la economía nacional.

“Resulta central seguir trabajando en las temáticas sectoriales y regionales que se plantearon en el encuentro”, remarcó Kulfas, mientras ratificó que el Gobierno mantiene una política industrial activa.

Sin embargo, algunas compañías han comenzado a modificar nuevamente sus rutinas de trabajo frente al crecimiento constante de casos positivos durante las últimas semanas. De hecho, la reconocida empresa automotriz Toyota, adelantó que deberá modificar temporalmente su funcionamiento y volver a operar en un solo turno.

La vieja-nueva modalidad tendrá vigencia hasta el próximo 16 de abril, para retomar luego el doble turno. Desde la entidad explicaron que esta medida afectará la producción, en un contexto donde el nivel de producción es alto y afecta a unos 2.500 en total.

Así y todo, los industriales y el Gobierno remarcaron que las fábricas no son puntos de contagios pero que tampoco se encuentran exentas.

“La inmensa mayoría de los casos son de personas que se contagian fuera de la fábrica. Nosotros lo detectamos por los controles que hacemos al ingresar y no hay riesgo de contagio dentro por las burbujas”, confirmó el Director de Asuntos Corporativos de Toyota, Diego Prado, a El Economista.

Fuente: Mundo Gremial