Neuquén: Mineros cortan la ruta 22 tras dos meses sin cobrar

Los trabajadores volvieron a subir a la ruta y esperan el avance de las negociaciones entre los delegados, el gobierno provincial y la empresa Trident Southern Explorations, que promete pagar pero no paga. Temen que abandonen la concesión sin las indemnizaciones correspondientes.

Desde el martes pasado, los trabajadores del Proyecto Minero de Andacollo esperan al costado de la ruta 22 la resolución de su futuro laboral y el ingreso con el que contarán sus familias durante la cuarentena. La decisión la tiene que tomar el dueño de la empresa Trident Southern Explorations, que en conversación con el gobernador de Neuquén, Omar Gutierrez, le pidió tiempo para pensar si continúa con el proyecto o no. Seguramente hoy se conozca si hubo definición.

Trident adeuda el pago de los salarios de marzo y abril a 238 trabajadores, además de otras sumas millonarias con proveedores locales. Los trabajadores viajaron a la capital provincial la semana pasada y regresaron a su localidad con un acuerdo que obligaba a la empresa a pagar los sueldos el 4 de mayo.

Ante un nuevo incumplimiento, el martes intentaron regresar a Neuquén capital pero fueron retenidos en un control de gendarmería en Arroyito. Desde entonces, sólo dejan pasar a los delegados para que mantengan las reuniones, mientras el resto aguarda a la vera de la ruta y con bloqueos intermitentes.

El pedido del gobernador a los 52 trabajadores fue que regresaran a sus hogares, pero estos decidieron seguir esperando y pasaron la noche al costado de la ruta, acompañados por un cura y los intendentes de Andacollo y Huinganco. «Si existieran otras fuentes laborales el conflicto pasaría a segundo plano», aseguró el religioso.

Según consignó el portal Río Negro, los mineros temen que Trident abandone la explotación del yacimiento, que tiene la concesión desde septiembre de 2016, porque no realiza inversiones y nunca llegó a producir oro, aún cuando el contrato establecía que debía hacerlo en dos años.

El gobierno provincial tiene la opción de rescindir el contrato de la empresa, cuya duración es de 25 años. El yacimiento ya fue abandonado en el 2014 por su anterior concesionaria, Andacollo Gold, sin que la firma pagara indemnizaciones ni diera explicaciones por su accionar.

 

Fuente: Info Gremiales