Malargüe insiste en impulsar la minería dentro de su región

Desde el municipio aseguran que se puede desarrollar la actividad con control ambiental y transparencia.

El gobernador Rodolfo Suárez afirmó a fines de mayo que “la minería en Mendoza es un tema cerrado”. Es que luego de las manifestaciones que se dieron a fin de año para que se diera marcha atrás con la ley que modificaba la 7.722, que prohíbe el uso de sustancias tóxicas para extraer minerales, el Ejecutivo Provincial tomó nota de la falta de consenso social. Aún así, en el sur provincial insisten en la necesidad de reactivar tanto los yacimientos como la economía.

Días antes, el intendente de Malargüe, Juan Manuel Ojeda, recorrió Agua Escondida y se expresó a favor de la actividad minera en su departamento, en donde entiende que existe “conciencia minera, y política ambiental de largo plazo” para que puedan coexistir las dos miradas.

“Aquí podemos contar con altos estándares de gestión, control ambiental y transparencia del manejo de las rentas públicas generadas por la actividad. Nosotros podemos transformarnos en un punto de partida, ser la demostración de que podemos tener una excelente política de Estado”, consideró el jefe comunal.

Ojeda también visitó la zona minera Don Sixto, en donde se encuentra uno de los 19 proyectos con mayor potencial económico para Mendoza, pero que se encuentran detenidos, según un informe de la Cámara de Empresarios Mineros de la provincia (Camem).

“Aquí no hay riesgo alguno de contaminación. Desde la década del 60 que se explotaron minas aquí, sin ningún tipo de recaudos de ninguna clase, ni siquiera para el personal que trabajaba y no hubo que lamentar consecuencias. Hoy, con la tecnología y los estudios que hay, se pueden hacer las cosas mucho mejor. La gente debe entender que Malargüe es minería y esto es vida y trabajo para Agua Escondida”, señaló Israel Martínez, uno de los vecinos del lugar, en diálogo con el intendente.

Don Sixto (minar de oro ubicado entre San Rafael y Malargüe), es uno de los proyectos en los que el sector esperaba avanzar a partir de la modificación a la ley minera, junto con Sierra Pintada (uranio), San Jorge (cobre y oro), Paramillos (plomo, plata y zinc), Elisa (cobre), Paramillos Sur (cobre),  Papagallos (cobre y oro), Santa Clara (oro); Barroso, Cerro Amarillo, Matancillas, Callejón Grande, El Seguro y Quebrada Amarilla (cobre).

 

Fuente: PetrolNews