Las petroleras piden nuevos contratos con las distribuidoras para vender gas

Vencen los contratos de provisión en medio de la emergencia. Habría una prórroga y discusiones por quién asume el costo de vender el gas a pérdida, sin posibilidad de traspasarlo a los usuarios vía facturas.

El próximo martes 31 vencerán los contratos de provisión de gas entre petroleras y distribuidoras que se rmaron el año pasado y que empezaron a regir el 1° de abril de 2019. Lejos de ser una preocupación primordial para las empresas, hoy con atención prioritaria en los efectos económicos del coronavirus, la cuestión ocupa igual un lugar en la agenda de esta semana.

Es que esos acuerdos se sostuvieron sobre la base de un precio promedio ponderado en u$s 4,62 por millón de BTU, pesificado a un tipo de cambio de $ 41 por dólar, que fue la cotización de la primera quincena de marzo del año anterior. Por efecto de las sucesivas devaluaciones, el precio efectivo que hoy cobran las productoras es ya inferior a los u$s 3 por millón de BTU, un valor que -dicen- no repaga las nuevas inversiones para seguir perforando.

Las petroleras, que producen el gas (YPF, Total Austral, Tecpetrol, Pan American Energy, Pampa Energía, Wintershall y Companía General de Combustibles -CGC-, entre otras), buscarán lograr nuevos acuerdos para las ventas del uido a las distribuidoras (Metrogas, Naturgy, Camuzzi y Ecogas, las principales) mientras dure la emergencia. El Gobierno tendría la intención de prorrogar los contratos al menos un mes más, por lo que averiguó este diario con fuentes oficiales. Las distribuidoras suponen que la extensión será por 3 o 6 meses, mientras que las petroleras se rehúsan a que se mantenga este esquema. «No queremos que los contratos se prorroguen. Estamos dispuestos a dar un apoyo al Gobierno y seguir suministrando gas, pero queremos nuevos acuerdos con un consenso sectorial», avisó el número uno en Argentina de una de las mayores productoras.

El problema que se avizora es que una parte de la cadena deberá asumir a pérdida la prestación del servicio. Las petroleras si es que se prorrogan los contratos a estos valores vigentes o las distribuidoras si deben volver a comprar el gas a u$s 4,62 en promedio, sin poder traspasar sus mayores costos a las facturas que envían a sus clientes.

 

Fuente: PetrolNews