La Corriente Federal apura a la CGT y pide que valide su accionar en un plenario de secretario generales

Tras no ser convocados a la reunión para empezar a diagramar el Consejo Económico y Social y la furia que generó la videoconferencia de la central obrera con AEA, los sindicatos de la Corriente Federal le pidieron formalmente a la CGT que convoque a una reunión de secretarios generales.

La Corriente Federal de Trabajadores presentó un pedido formal por mesa de entradas de la central obrera con la firma de Sergio Omar Palazzo, secretario General de la Asociación Bancaria, Pablo Biró titular de los pilotos de APLA y Héctor Amichetti, líder de la Federación Gráfica Bonaerense. En la nota piden que se convoque de manera urgente a un plenario de secretarios generales.

Desde hace unas semanas la CFT ya le viene advertiendo a la cúpula de la CGT que si no convoca a todos se pone en duda su representatividad. Y hace dos días, el bancario Sergio Palazzo disparó que «se necesita desde el movimiento obrero una representación que sea la síntesis de todos los sectores, y no que esté diezmada como está hoy, donde hay vastos sectores que no están integrados en la CGT», al tiempo que pidió que no se espere más para renovar autoridades porque tienen el mandato vencido.

Mientras tanto, la CGT, lejos del proyecto del impuesto a las grandes fortunas impulsado entre otros por Máximo Kirchner, firmó un documento para hacer un reclamo común con la Asociación Empresaria Argentina (AEA) que cuenta con ejecutivos de primera línea como Paolo Rocca de Techint, Marcos Galperin de Mercado Libre, Luis Pagani de Arcor, Héctor Magnetto de Clarín, Cristiano Rattazzi de Fiat y Sebastián Bagó de Laboratorios Bagó, pidiendo una rebaja en la presión impositiva.

El acuerdo CGT-AEA fue duramente criticado por los referentes de la Corriente, que pusieron en duda el conocimiento de mesa chica de la central obrera del contenido que finalmente se divulgó, y por las dos vertientes ceteístas.

Hugo Yasky, líder de la CTA de los Trabajadores, consideró que el documento final de la reunión entre AEA y la CGT «refleja la posición de esos poderosos grupos de empresarios que quieren anclar a la Argentina en el esquema del gobierno de los ricos para los ricos». El titular de la CTA autónoma, Ricardo Peidró, directamente sostuvo «huele a reforma laboral» y que omite a las pymes. Pablo Moyano consideró que hablar con esos empresarios «no ayuda».

Por su parte, el presidente Alberto Fernández, pidió públicamente la unidad sindical en medio de la creciente tensión entre las dos CTA y la interna cegetista. Pero en los hechos la CTA Autónoma que lidera Ricardo Peidró quedó marginada en más de una reunión, por ejemplo en la convocatoria realizada por Gustavo Beliz para la primera reunión de conformación del Consejo Económico y Social.

Fuente: Info Gremiales