Empleados de una fábrica de Cheeky trabajarán sólo tres horas por día

Es por una fuerte caída en la producción. Se trata de la empresa JS Textil de San Pedro, que tiene como principal cliente a Cheeky. La fábrica tiene una capacidad de producción de 6000 prendas, hoy sólo confecciona 800.

La empresa productora de prendas de vestir JS Textil de San Pedro acordó un nuevo esquema de trabajo para afrontar la fuerte caída de producción.

La semana pasada, los propietarios de la firma habían decidido suspender a la mitad de sus empleados, pero tras una audiencia en la delegación local del ministerio de Trabajo se firmó un acuerdo que establece, al menos durante una semana, una reducción en la jornada laboral.

La decisión fue dejar sin efecto las suspensiones previstas y reducir la carga horaria para todo el personal, que desde este martes trabajará sólo tres horas por turno, hasta el viernes. El lunes volverán a reunirse para evaluar cómo seguir, informó el diario local La Opinión.

Ante la situación que atraviesa la fábrica, la empresa decidió establecer un esquema de rotación del personal que implicaba un grupo activo, otro de vacaciones y un tercero suspendido sin goce de haberes. Esa medida fue comunicada el viernes a los empleados y este lunes se oficializaba en el Ministerio de Trabajo.

Sin embargo, en la audiencia primero y en la asamblea de trabajadores en la fábrica después, se reformularon los términos de la suspensión de taras, que ahora abarca a todos los empleados, en busca de que sea “más equitativa”.

Desde este martes, todo el personal trabajará tres horas al día, lo que implica, para cada uno de los empleados, una reducción a menos de la mitad de la carga horaria habitual, con la consecuente pérdida del salario de esas horas no trabajadas.

Esta medida rige hasta el viernes. “La carga horaria de la semana próxima se decidirá en función del ingreso de trabajos que hay previsto. Todavía no sabemos como quedaría ese esquema”, explicaron desde JS Textil a La Opinión tras la audiencia.

Lara Obrador, delegada sindical en la planta, informó, por su parte, que hubo “una asamblea en la empresa, con los compañeros que estaban afuera y los que estaban adentro, y ellos consideraron en que era más equitativo trabajar tres horas todo el personal” en lugar de que la suspensión afectara a un grupo

“La razón de la suspensión obedece a la falta de trabajo que la empresa viene sufriendo, en virtud de que entre la caída estrepitosa del consumo interno y el ingreso de prendas desde el exterior, las marcas no solicitan reposición de prendas, y no tenemos trabajo para todas las personas o para poder mantenerlas ocupadas todo el tiempo”, explicaron los representantes legales de la empresa.

En febrero pasado, la planta estuvo parada durante 15 días, cuando decidieron otorgar vacaciones forzadas a todo el personal. En ese momento, la capacidad ociosa de la fábrica ascendía al 85 por ciento: podría producir 6000 prendas diarias pero apenas hacía 800. El número bajó desde entonces.

Cheeky, principal cliente de JS Textil, bajó signficativamente el precio que pagaba por prenda. “En septiembre de 2017 facturábamos un pantalón clásico a 105 pesos. Ahora, lo pagan 91,50”, reveló Juan Carlos Scazzariello, dueño de la empresa, en febrero pasado.

Fuente: Mundo Gremial