El gas de Vaca Muerta ayudará a recuperar el superávit comercial

El proyecto de Presupuesto Nacional 2019 presentado ante el Congreso por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, le otorga un papel central al gas no convencional de Vaca Muerta, en la Cuenca Neuquina, a la hora de facilitar la esperada recuperación del superávit comercial. Según la propuesta, el año próximo la balanza será superavitaria en u$s 5.800 millones.

Además de estimar que el tipo de cambio real se apreciará, el Gobierno prevé un marcado repunte en las exportaciones del agro, un fuerte impulso de los hidrocarburos no convencionales y de las manufacturas de origen industrial (especialmente de los automóviles), y una reversión del déficit comercial, que en 2017 fue de u$s 8.400 millones y que esta temporada llegará a los u$s 4.600 millones.

Aparte de equilibrar el déficit primario, Duvojne proyecta la vuelta del superávit comercial en función de un alza de un 19% en las exportaciones de bienes y de una morigeración en las importaciones, que sólo aumentarán un 2,3% anual. Las estimaciones oficiales totalizan ventas de bienes al exterior por u$s 74.600 millones; es decir, un 19% más que este año, fundamentalmente gracias a un aumento en las cantidades despachadas, que estarán cerca de su máxima cifra histórica.

La posibilidad de dejar atrás la sequía que perjudicó al agro y el mayor aporte de socios comerciales como el mercado brasileño, que volverá a expandirse, serán clave para el cumplimiento de estas proyecciones.

No menos importante será la contribución de Vaca Muerta, cuya evolución se verá beneficiada por la decisión oficial de destinar $ 28.700 millones en subsidios a la producción de gas natural.

En cuanto a las principales amenazas para la economía argentina, el Gobierno admite una posible suba en los rendimientos de los bonos de los Estados Unidos, a la par de mencionar un eventual recrudecimiento de las tensiones comerciales entre ese país y China. Sucede que ambos procesos apreciarían al dólar con respecto a las demás divisas, desa-celerarían la economía global y favorecerían la salida de capitales de las denominadas ‘economías emergentes’.

“Estas tensiones, sumadas a otros conflictos geopolíticos y a la incertidumbre política de la región, podrían afectar negativamente nuestros pronósticos de crecimiento”, reconoce Dujovne.

Más subsidios

En base a lo planteado en el Presupuesto Nacional 2019, el Ministerio de Hacienda calcula que los subsidios a la demanda de electricidad se situarán en $ 99.484,2 millones. Por su parte, las transferencias a los oferentes de gas natural a partir de la Resolución 46/2017 (que fija un precio estímulo de u$s 7 por millón de BTU para el año que viene) serán de $ 28.700 millones. Si se añaden los pagos pendientes del Plan Gas I y II, ese monto trepará hasta los $ 31.880 millones. En otras palabras, los subsidios a la electricidad se elevarán un 53,1% en relación con el proyecto original de Presupuesto 2018, mientras que en el caso del gas la suba será de un 196,8%. No obstante, estos incrementos se verán licuados por los efectos de la inflación y la devaluación. ›|‹

 

Fuente: El Inversor Energético y Minero