CRUCES ENTRE PETROLEROS E YPF POR DERRAMES EN EL NORTE DE NEUQUÉN

El secretario general del gremio petrolero, Guillermo Pereyra, criticó a YPF, que acusó al gremio de supuestos sabotajes, en distintos yacimientos. Para el gremio, se trata de instalaciones viejas, mientras que desde la operadora se denunció sabotajes en Puesto Hernández y Chihuido de la Sierra Negra.

El martes 16 de julio, el secretario general del gremio petrolero, Guillermo Pereyra, se refirió a la delicada situación económica y laboral en el sector de los hidrocarburos.

Ante las denuncias de YPF por derrames en dos yacimientos del norte neuquino, Pereyra las desestimó. “YPF cierra el yacimiento de Puesto Hernández, creando un manto de dudas sobre el sindicato y los dirigentes, diciendo que han tenido derrames como consecuencia de actos vandálicos. Creo que es una excusa porque estamos haciendo tres a cuatro denuncias por semana de derrames en estos yacimientos y sabemos que cuando llueve, arrastra estos hidrocarburos hacia el río y va aguas abajo del río Colorado, envenenando el agua para todos los pobladores que van desde Rincón hacia abajo”, afirmó Pereyra.

“Han cerrado el yacimiento y tenemos una reunión mañana (por el miércoles 17 de junio), porque no hemos sido notificados de nada”, agregó.

Cabe recordar que desde la operadora estatal comunicaron que habían suspendido momentáneamente las operaciones en dos campos en el norte de la provincia al detectar varias maniobras de sabotaje en Puesto Hernández y Chihuido de la Sierra Negra.

Según se informó los incidentes fueron “rápidamente contenidos y se continúa con los trabajos de remediación». Actualmente se está formalizando la denuncia y si bien la firma decidió suspender las tareas se retomaron las guardias mínimas a los puestos de trabajo.

El panorama gremial

Por otra parte, Guillermo Pereyra analizó el panorama gremial y lo definió como muy complicado, poniendo como ejemplo la situación de San Antonio y en menor medida de Electrificadora del Valle. “En este último caso, quien debe tomar cartas en el asunto es la operadora, en este caso YPF, para asegurarle la continuidad de trabajo a los compañeros, estamos hablando”, aseguró a Vaca Muerta News.

Pereyra recordó que no es la única empresa con complicaciones en la Cuenca. “Cuando se presentan empresas como estas o como San Antonio, que está muy complicada también, a partir de que YPF le bajó los contratos de los equipos, son 1700 trabajadores que están en riesgo de perder su trabajo”, señaló.

“También estamos hablando con las operadoras hasta donde llega su responsabilidad. No es solo el caso de Electrificadora del Valle, sino un tema general, de todo. Tenemos una situación muy complicada”, dijo.

“En el caso de los yacimientos gasíferos están trabajando a pleno. Y los yacimientos petroleros estamos complicados en los convencionales. En la zona de Rincón de los Sauces están con serios problemas: instalaciones viejas, hay muchos derrames”, agregó el secretario general del gremio petrolero.

“Pero los únicos que están trabajando fuerte son los yacimientos gasíferos como Fortín de Piedra, Loma La Lata, Barrosa, todos estos lugares que sabemos que está por salir el Plan Gas 4, con un incentivo a la producción y las empresas se están preparando para dejar de reemplazar las importaciones, donde se pueda”, dijo.

“Por ahora, es algo que no se puede hacer con Bolivia, que se compra hasta el 2025 un gas caro, de precios combinados a 8 o 9 dólares el millón de BTU, cuando en nuestra producción está en 3 dólares. Evidentemente, hemos hecho mal negocio. Seguramente se activarán algunos mecanismos para reemplazar ese gas nuestro, para que sea más barato y le llegue a la gente”, indicó Pereyra.

 

Fuente: Info gremiales