Córdoba / Rechazo gremial unánime a la reforma previsional

La reforma previsional sancionada el 20 de mayo pasado por la legislatura en Córdoba generó un rechazo unánime del movimiento obrero de la provincia. Este miércoles 27 de mayo, los gremios avanzaron en medidas de fuerza para una reforma que impacta negativamente en los ingresos.

Por Leonardo Martín

“Rechazamos una nueva reforma jubilatoria”, “autoritarismo en Córdoba”, “Schiaretti nuevamente contra los trabajadores pasivos”, son algunas de las frases de las centrales obreras que difundieron un duro comunicado firmado por la CGT Rodríguez Peña junto a la CTA de los Trabajadores y CTA Autónoma.

«Rechazamos en forma unánime este ataque a los actuales y futuros jubilados provinciales perpetrado en medio de la emergencia. Adelantamos la decisión de reclamar antes la justicia la inconstitucionalidad de la medida; respaldamos el voto negativo que vamos a expresar Sara García y yo; y nos mantenemos en esta situación de conflicto», dijo en una coferencia de prensa José Pihen, legislador provincial y a su vez titular del SEP y también de la regional Córdoba de la CGT.

Las diferentes vertientes del movimiento obrero cordobés encontraron en esta reforma jubilatoria un punto de unidad. Repudio a la sanción de las modificaciones y al modo en que fueron llevadas adelante sin diálogo con los trabajadores.

En un trámite legislativo express, “sin debate, ni convocatoria a los trabajadores”, se sancionó la modificación previsional con un ajuste en las jubilaciones y pensiones. El segundo proyectos de estas características impulsado por Schiaretti. Ya se había sancionado otra modificaciones en diferentes momentos con Juan Manuel De la Sota como gobernador y también con Schiaretti en gestiones previas.

Entre los principales puntos de la reforma:

El haber inicial pasa a calcularse con los últimos 120 salarios contra los 48 actuales.
Recorte del 6% en el cálculo del haber.
Desacople de dos meses entre los aumentos del sector activo respecto al pasivo.
En el caso de las pensiones, el monto será el 70% de la jubilación del causante contra el 75% actual.
Rebajas a aquellos que cobren dos ingresos, sumando estos 102.000 pesos.
Se elimina el beneficio del pago del 100% del pago por pensiones del primer año.
Aumento de la Jubilación mínima a $17.000, “garantía para que ningún jubilado cordobés cobre menos de $ 25.000.
El argumento del Poder Ejecutivo es el déficit de la Caja Provincial. En la justificación del proyecto afirmaba que en la situación de la pandemia no existía la seguridad de que el Gobierno nacional financiara el déficit de la Caja Previsional ante la falta de recursos y caída de la recaudación generalizada.

Allí explicaba que existe un déficit de 35 mil millones de pesos, de los cuales 10 mil millones de pesos cubre el Estado Nacional, 14.700 millones con aportes complementarios de los trabajadores activos. Con este sablazo a las jubilaciones y pensiones el Gobierno provincial ahorraría 6.500 millones de pesos por el cual rojo de las cuentas quedaría en 3.500 millones. Desde los gremios se permiten dudar de esos números.

El ministro de Finanzas de la Provincia, Osvaldo Giordano, defendió los cambios. «Estas herramientas apuntan a no afectar a los que ganan menos, sino mejorar los ingresos de la parte más baja de la pirámide. Y que el esfuerzo de la sostenibilidad recaiga en los que más ingresos tienen», señaló, e insistió con un «acto de solidaridad» en un momento «muy difícil».

“Siempre se avanzó con proyectos así en momentos donde la gente tiene la cabeza en otra cosa. Veníamos advirtiendo que iban a avanzar con un recorte previsional este año, pero no imaginamos que se iba a llevar a cabo con la situación pandémica y de aislamiento”, criticó Gabriel Suárez, secretario General de Luz y Fuerza de la Provincia.

“No hubo tiempo de análisis ni de debate. La mayoría de los legisladores no saben que han votado (…) Han destruido el régimen solidario del sistema previsional”, disparó.

“Hay una decisión por parte de Schiaretti de dónde ir a cubrir los desfases financieros que tiene la provincia, y está claro que la caja de jubilaciones parece ser el plato principal”, expresó por su lado, Juan Monserrat, secretario general de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC).

“Es el único gobierno en el país que, teniendo las dificultades que tienen todos, se ha atrevido a avanzar sobre los derechos que tenemos los trabajadores tanto activos como jubilados. Uno puede tener dificultades financieras, y la ciudadanía lo ha elegido a él como para resolver estos temas en este momento de excepción, pero arremeter contra los derechos de los trabajadores me parece una cosa que no está dentro de los imaginarios de quienes tienen que conducir los destinos de las provincias y de los municipios”, agregó Monserrat.

El Sindicato Bancario, junto a otras organizaciones, con trabajadores afectados por los cambios, realizaron una medida de fuerza el miércoles 27 de mayo. En un comunicado de prensa al que titularon “No al Fraude previsional”, donde fustigaron a los cambios.

“Artera la reforma del régimen previsional provincial impuesta en Córdoba. Es un fraude consumado a espaldas de la sociedad, sórdido y oportunista en la conmoción de la pandemia, pues tanto el Gobierno Provincial como quienes lo acompañaron en la decisión en una legislatura vallada, saben de antemano del repudio de los trabajadores y el Pueblo de Córdoba”, expresaron desde el gremio bancario.

El comunicado citado líneas arriba desde la CGT Rodríguez Peña y ambas CTA apuntan un tema medular, sobre que sector el Gobierno provincial decide hacer el ajuste.

“Una vez más el Gobierno de Córdoba demuestra su insensibilidad para los trabajadores pasivos y su complicidad con los evasores seriales de la Fundación Mediterránea y de la Mesa de Enlace Agropecuaria, ajustando haberes previsionales y salarios”.

Además rechazan el argumento del déficit esbozado por el Gobierno de Schiaretti apuntando que es un déficit “discutible”, “que de ser cierto, habría sido provocado por los sucesivos interventores de la Caja violando lo establecido en la Ley 5317 de la creación de la Caja que establece que su administración corresponde a un Directorio integrado por representantes de los jubilados y de los trabajadores aportantes activos de la Caja”.

Suárez de Luz y Fuerza agrega: “Quieren atender el déficit de la Caja. El mismo conflicto que generaron los gobiernos con los retiros voluntarios, jubilaciones de privilegio, jubilaciones anticipadas. Eso ha desacoplado la Caja Previsional haciendo un desastre”.

La sanción fue el pasado 20 de mayo, pero las medidas de fuerza que se llevaron a cabo este miércoles indican que el conflicto abierta con voluntad de lucha de los gremios. La sanción en plena pandemia de una ley que ajusta jubilaciones, sin convocatoria a diferentes actores del mundo del trabajo para el debate, vuelve a poner al gobernador Schiaretti en la mira de los gremios. Una relación con desconfianza, pero de apoyo en las elecciones pasadas, pero que parece encontrar un punto de difícil retorno.

 

Fuente: Sindical Federal