ConocoPhillips destaca la calidad de Vaca Muerta

En enero podrían definir el paso a desarrollo masivo de Aguada Federal y Bandurria Norte Las autoridades de la tercera petrolera más grande de los Estados Unidos, ConocoPhillips, no ocultaron su conformidad con la reciente adquisición del 50% de dos áreas en Vaca Muerta y incluso le pusieron números a las expectativas que tienen en los bloques.

En una charla con inversores de los principales bancos del mundo mantenida el pasado martes 30 en Estados Unidos, los directivos de la gigante norteamericana abordaron la adquisición de los bloques Bandurria Norte y Aguada Federal que acordaron con Wintershall Dea. Matthew Fox, el CFO o director de finanzas del grupo, aseguró que se trató de una oportunidad de bajo costo de ingreso, dado que detalló que, junto con la transacción de áreas del sector norteamericano conocido como Lower 48, invirtieron en total 300 millones de dólares.

El presidente para Alaska, Canadá y Europa de ConocoPhillips, Michael Hatfield, se mostró más entusiasmado e indicó que vemos a Vaca Muerta como probablemente la mejor cuenca internacional, la mejor cuenca no convencional por fuera de los Estados Unidos. El pasado jueves 25 las firmas anunciaron el acuerdo por medio del cual ConocoPhillips adquirió el 50% de los activos de Wintershall DEA en dos bloques de Vaca Muerta, quedándose con el 50% de Bandurria Norte y con el 45% de Aguada Federal dado que el 10% restante corresponde a la estatal neuquina, Gas y Petróleo del Neuquén (GyP). Hatfield explicó que la adquisición representa para la firma una posición de 25.000 acres y detalló que Vaca Muerta es muy parecido a Eagle Ford, pero con algunas características de Permian. Y agregó que las áreas están dentro de la ventana del petróleo y parecen estar en una muy buena geografía.

El presidente de la firma para Alaska, Canadá, Europa y posiblemente ahora también Argentina, explicó además que en los bloques podrían haber cinco horizontes productivos dentro del acreage adquirido, una condición que fue estudiada por la alemana Wintershall DEA que realizó varios pozos exploratorios hacia dos de esas capas productivas. Hatfield fue más allá y reveló que nuestras expectativas de éxito ciertamente podrían ser fijadas en un potencial de producción de 500.000 millones de barriles de petróleo en el acreage que hemos tomado. Además destacó que junto al bajo costo de ingreso alcanzado en el acuerdo con Wintershall DEA al que calificó como una muy buena entrada a Vaca Muerta, no hay compromisos de trabajo que sean significativos por lo que vamos a poder manejarlos con nuestro prepuestos de exploración durante los próximos años.

El paso a desarrollo masivo de un área no es una cuestión netamente de voluntad sino que está atada a la concesión del área y es por esto que una vez finalizado el plazo del piloto o fase de exploración el gobierno neuquino exige a las empresas el avance a la etapa de actividad intensiva. En el caso de Bandurria Norte los plazos se encuentran próximos a vencer y desde Wintershall DEA se indicó a principios de año que el objetivo es realizar un desarrollo conjunto que una ese bloque con Aguada Federal.

Desde la firma se había detallado que aguardarían a octubre para tomar una decisión, aunque el reciente movimiento parece haberla precipitado dado que fuentes con acceso a los trabajos indicaron que se aguarda que el paso a la fase de actividad intensiva se de a más tardar en enero del año entrante. Al tratarse de dos áreas orientadas a la producción de petróleo los bloques no se encontrarían de momento con limitaciones en lo que hace a la capacidad de transporte.

 

Fuente: Petrolnews