Cae otra intervención sindical de la era Macri

El gremio de vigiladores volverá a su histórica conducción a partir de una resolución de la Justicia laboral y el aval del Ministerio de Trabajo.

La Justicia puso fin a una de las intervenciones sindicales dispuestas durante la gestión de Mauricio Macri en alianza con el dirigente Luis Barrionuevo. Se trata de la Unión del Personal de Seguridad (Upsra), controlada desde 2016 por administradores de Cambiemos y que desde ayer volvió formalmente a ser conducida por Ángel García, un exaliado del gastronómico. El Ministerio de Trabajo se aprestaba a convalidar la resolución de la Cámara laboral luego de varios incumplimientos por parte de la anterior gestión a cargo de Dante Sica.

Con la reposición de García en el puesto de secretario general cayó otra de la veintena de intervenciones a gremios por parte del Poder Ejecutivo en la era Macri, de las cuales una decena correspondió a sindicatos de orden nacional. La mayoría de ellas tuvo en común que fue acompañada por avales de la Justicia federal y la oposición en el fuero laboral, y en varios casos hubo denuncias por presuntas maniobras de corrupción a cargo de las autoridades nombradas en la etapa de Jorge Triaca en la cartera de Trabajo.

Ayer la Sala IX de la Cámara laboral cumplió el trámite de certificar de manera provisoria las autoridades de Upsra, con Ángel García como jefe de la organización, hasta la resolución de las causas judiciales que dieron origen a la intervención. La resolución judicial fue consistente con la suspensión, por parte del mismo tribunal, de un proceso electoral que había lanzado por segunda vez el hasta ahora delegado normalizador, Rodolfo Alonso.

Tanto Alonso como el candidato a secretario general del gremio que había surgido de ese intento de comicios, Leónidas Requelme, están asociados directamente a Barrionuevo y al radical Enrique “Coti” Nosiglia, sempiterno socio político del dirigente gastronómico desde los años 90. Tras la ruptura con Barrionuevo por parte de García, quien fue el número dos del gastronómico en la denominada CGT Azul y Blanca (la línea interna de la central obrera que se alineaba detrás del expresidente de Chacarita), el gremio quedó en 2016 en la mira de Cambiemos.

A partir de la denuncia del Ejecutivo por presuntas irregularidades en el llamado a elecciones de García, el exministro de Trabajo Jorge Triaca lanzó en el primer año de gestión una intervención que logró el aval del juez federal Ariel Lijo. Aquel entendimiento sufrió el revés de sucesivas resoluciones de la Justicia laboral que planteó una y otra vez que la jefatura del sindicato debía volver a manos de García para la realización de los comicios suspendidos. La última de ellas fue el 19 de noviembre, una medida luego ratificada ayer con la certificación de autoridades. Un dato saliente: en la comisión directiva que retomará sus funciones figura, como vocal, Requelme, el fallido candidato promocionado por Cambiemos para desbancar a García.

La Upsra es un sindicato de orden mediano en la CGT con un padrón de afiliados cercano a los 14 mil, pero que cuenta con la condición estratégica de que buena parte de ellos son exmiembros de fuerzas de seguridad con vínculos y acceso a sectores de poder. La hegemonía del tándem Barrionuevo-Nosiglia en el sindicato fue sostenida tanto por Triaca como por Sica en sus respectivas gestiones al frente de la cartera laboral. De hecho Triaca fue denunciado penalmente por presuntos desvío de fondos, cohecho y extorsión en la Upsra a raíz de la actuación de los delegados normalizadores que nombró. La presentación la hizo un empresario encargado de tareas de limpieza y seguridad en el sindicato sobre la base de una cámara oculta.

Fuente: Ambito.com