“Caballo” Suárez: la verdad sobre su salud

Esta semana se postergó el inicio del juicio oral mientras que la defensa apuesta a la inimputabilidad de Suárez por su estado neurológico y de salud en general. Según el informe del Cuerpo Forense, el ex sindicalista puede continuar en prisión.

La llave que puede abrirle a Omar “Caballo” Suárez la celda de su prisión en Ezeiza y, a su vez, la cerradura de su casa para estar bajo arresto domiciliario es la misma: su salud. Es que justamente la estrategia de la defensa es presentar ante los jueces a un reo en las últimas con apenas capacidad para mantener un diálogo fluido y consciente por no más de cinco minutostratando de que la Justicia lo califique de inimputable y todo quede en nada.

Algo de eso se iba a quedar en evidencia esta semana pero por tercera vez se postergó el inicio del juicio oral y público que debe llevar adelante el Tribunal Oral Federal N°4 (TOF 4) en el que se lo acusa a Suárez por el delito federal de entorpecimiento de las vías navegables. Por esta causa está preso desde septiembre de 2016 por orden del juez federal Rodolfo Canicoba Corral.

La nueva fecha de inicio que se fijó fue para el mes de agosto.

Paréntesis: a propósito del TOF 4 y de Canicoba Corral, la Casación Penal debe decidir a cuál de ellos le corresponde la tutela judicial. El pedido de defensa del ex titular del SOMU, en cabeza de Alejandro Argibay Molina, fue que la custodia del preso debiera correr por cuenta del TOF 4; algo que el juez original, Canicoba Corral, apeló.

Pero, ¿qué se sabe de la salud de Omar “Caballo” Suárez?

Mundo Gremial accedió en exclusiva al último informe del cuerpo médico forense, datado en febrero de 2019, en el que se da cuenta de manera minuciosa del estado de salud del -a esta altura- ex sindicalista de 69 años de edad. Por lo descripto, salvo que se haya deteriorado su salud de febrero a la fecha, Suárez podría comparecer en un juicio oral y, bajo tratamiento médico permanente, continuar en prisión.

La clave para sus abogados es adelantar los tiempos: recién el 13 de marzo de 2020 Suárez cumplirá 70 años, la edad mínima para pedir, por ley, la prisión domiciliaria.

A juzgar por el informe, en cuanto a lo neurológico “está ubicado en persona, tiempo y espacio” y “se presenta con rasgos depresivos observándose poca participación”, lo que afectaría los planes de la defensa ya que no habla de desconexión con el exterior. Está medicado con clonazepan. Sin embargo, Suárez presenta Traumatismo Encefálo Craneano, más conocido como TEC, que incluye “pérdida de conciencia”. El TEC se origina por golpes fuertes en la cabeza lo que genera inflamación y dolores muy fuertes en la zona del cráneo.

En la entrevista a la que lo sometió el neumonólogo Miguel Zappia, Suárez reconoce que “de los 14 a los 40 años de edad” llegó a fumar “60 cigarillos diarios” y consideró que sufre de EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). El EPOC provoca apneas que son interrupciones de la respiración por periodos de tiempo y que eso puede conllevar, sin tratamiento correspondiente, a la muerte.

Sin embargo, Zappia concluye que “no cumple con los parámetros de EPOC”.

En cuanto a lo motriz/físico, el informe da cuenta del ACV con posterior pérdida de visión (padece cataratas) que sufrió estando en prisión allá por febrero de 2017. A su vez presenta lumbalgia y zumbido en oídos. También se observa la herida por arma de fuego en el cráneo. Insuficiencia cardíaca por la que proponen, en las conclusiones, dieta, que desarrolle actividad y se le haga controles periódicos.

Finalmente tiene un nódulo en un pulmón y otro en la tiroide, que en el informe sugieren controles continuos con oncólogos.

Cabe aclarar que el “Caballo” estuvo siempre acompañado de su perito de parte, que validó el informe con su firma, el médico legista Leonardo Manuel Lemme.

 

Fuente: Mundo Gremial