Acusan a macristas residuales del Ministerio de Trabajo de operar para intervenir la Federación de Azucareros

A pesar de tener un fallo de Cámara a su favor, los azucareros tucumanos apuntan a Liliana Archimbal, directora nombrada por el macrismo en el Ministerio de Trabajo, por operar para intervenirlos. Además Sospechan del accionar de Miguel de Virgiliis.

A fines del año pasado la Sala VIII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo suspendió la resolución que había firmado, ya de retirada, el Secretario de Trabajo de Cambiemos, Lucas Fernández Aparicio, para revocar la certificación de autoridades de la Federación de Empleados de la Industria Azucarera (FEIA).

Esa revocatoria había sido el paso previo, y necesario, al nombramiento de un delegado normalizador y el intento de virtual intervención de la entidad de azucareros. La jugada quedó desarmada, entonces, con la firma de los jueces María Dora González y Víctor Pesino que restituyeron al frente de la organización a Juan Ramón Correa.

Ese proceso derivó, además, en una causa penal contra el propio Aparicio a quien le imputarpn ser co-autor ideológico del accionar ilícito -junto a Adolfo Alberto Saglio Zamudio, miembro de su Secretaría- de una asociación ilícita para promover la intervención del gremio y perpetuar la de la Obra Social O.S.P.I.A.

Pero la historia parece no terminar para el macrismo a pesar de su salida de la gestión. Es que desde Tucumán denunciaron, en las últimas horas, un nuevo embate para tratar de intervenirlos.

Concretamente le apuntan a Liliana Archimbal, directora nombrada en 2016 por Jorge Triaca y sobreviviente en su cargo a pesar de la llegada de Claudio Moroni. Sospechan que es la promotora de un nuevo intento de mover el expediente para en lo que sería otra intentona de quedarse con la organización.

La sospecha en el entorno de Correa, que cosechó en este tiempo el aval de la cúpula de la CGT en su visita a la provincia, cultivó una buena relación el gobernador Juan Manzur y militó fuerte la fórmula Fernández Fernández, también salpica al asesor de Claudio Moroni. Es que creen que que detrás de Archimbal se mueve, como titiritero, Miguel de Virgiliis, asesor estrella, ex asesor del Sindicato de Comercio y ex subsecretario de Trabajo del gobierno porteño de Mauricio Macri por dos mandatos.

Las «picardías» de de Virgiliis con los expedientes, que parece revisar puntillosamennte, ya habían molestado en el inicio de la gestión Moroni. En su momento la andanada de aprobaciones de nuevos sindicatos generó una ola de fastidio en el arco cegetista. «Va a hacer chocar de frente a Moroni con la CGT», había advertido un gremialista de Azopardo.

Fuente: Info Gremiales