A BUEN RITMO, AVANZA LA REPAVIMENTACIÓN VIAL EN ZONA DE VACA MUERTA

El miércoles se habilitó con normalidad un tramo kilómetros desde el Parque Industrial de Añelo y en dirección a Rincón de los Sauces.

A un mes del inicio de la repavimentación de la ruta provincial 7 en Añelo, la obra a cargo de la dirección provincial de Vialidad avanzan a buen ritmo, llevando mejoras en la conectividad al circuito de la producción hidrocarburífera.

Luego del invierno riguroso que se extendió con bajas temperaturas hasta mediados de octubre, la dirección provincial de Vialidad de Neuquén dio inicio a una serie de obras de repavimentación que se encuentran planificadas en el Plan de Conectividad Vial anunciado por el gobierno en su Plan Quinquenal.

Entre ellas, era urgente la intervención de las calzadas correspondientes a las rutas provinciales 7, en Añelo y la 46. En el caso de la ruta 7, el tramo que se ejecuta es de unos 6 kilómetros desde el Parque Industrial de Añelo y en dirección a Rincón de los Sauces.

El pavimento existente se encuentra muy deteriorado por varios factores, en principio porque el asfalto se ejecutó hace 30 años y en ese momento se realizó un tratamiento, que es menos durable que la carpeta asfáltica. Por otro lado, el volumen y tipo de tránsito que circula por esta ruta, que siempre fue significativo pero que los últimos años creció exponencialmente debido al fenómeno Vaca Muerta.

De esta manera, la calzada se encontraba casi intransitable, por lo que se intervino rápidamente con esta obra de remediación que implica el fresado del asfalto existente, colocación de base negra y carpeta, lo que en total le otorgará una capa de rodamiento de 14 centímetros de espesor.

El miércoles 4 de noviembre, finalmente la calzada quedó habilitada al tránsito con normalidad, ya que se ejecutó la primera etapa, con la colocación de la base negra, según los tiempos previstos. En una segunda etapa, Vialidad Provincial por administración, es decir con recursos propios, colocará la carpeta asfáltica. La base negra consiste en una mezcla donde se combinan áridos de granulometría uniforme más un agente bituminoso ligante. La ventaja es que se coloca en frío, se recicla el material obtenido del fresado y se compacta a temperatura ambiente. Esta capa, sumada a la carpeta que se colocará en la segunda etapa, proporcionarán un soporte de 14 centímetros totales que le otorgarán a la ruta mayor durabilidad, seguridad y confort.

Fuente: Vaca Muerta News