Están en marcha las paritarias de 2018: Un caso testigo ronda el 20% de suba

21122017_14

Aeronáuticos y bancarios marcarán el camino de las paritarias de 2018. Las primeras negociaciones ubican a la pauta promedio en un 20 por ciento, algunos puntos por encima de las expectativas oficiales.

Ya están en marcha las paritarias de 2018 con señales que ubican a la pauta promedio en un 20 por ciento, algunos puntos por encima de las expectativas oficiales. Hay un caso testigo que así lo refleja: el de los gremios aeronáuticos.

El Gobierno, en su rol de empleador, ya acordó un aumento salarial de 17% con los empleados de Intercargo, la firma estatal que se dedica a la atención en tierra de los aviones, y está próximo a cerrar un trato con el personal de Aerolíneas Argentinas por un promedio similar. La suba, sin embargo, tendría un impacto de bolsillo mayor, de entre el 20 y 25%, según la categoría del empleado, debido a que algunos tramos de pago serán no remunerativos, reconocieron al diario La Nación fuentes oficiales y sindicales.

La paritaria aeronáutica será un caso testigo para el resto de las negociaciones salariales de 2018. Si bien es la última paritaria de 2017, su período de aplicación abarca casi por completo el año próximo. El Gobierno ya acordó de palabra el 17% con Aeronavegantes, Asociación del Personal Aeronáutico y los jerárquicos de UPSA. Con los pilotos de Apla, en tanto, negocia sobre la misma base aunque con un ítem adicional por productividad que representaría un beneficio mayor y que llevaría el alza por encima de 20%. El apretón de manos con los pilotos se facilitó a partir del convenio que selló el gremio con la firma Avianca, que aceptó reconocer el convenio colectivo de APLA.

Lo que se defina con la paritaria de la estatal Aerolíneas Argentinas se replicaría en la privada Latam, que postergaría su paritaria a enero porque el Ministerio de Trabajo renovaría la conciliación obligatoria por las últimas medidas de fuerza.

El acuerdo oficial con los aeronáuticos se acerca más al 16% que proyectó recientemente el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que a las metas inflacionarias que trazó el Banco Central (BCRA), que van de 8 a 12%.

El presidente del BCRA, Federico Sturzzeneger, participó el lunes pasado de la reunión paritaria entre las cámaras bancarias y el gremio para avanzar en la discusión salarial de 2018 y acordar el pago de la cláusula gatillo de este año después de que la inflación haya superado el 19,5% que se había pactado en febrero. El ofrecimiento de las entidades bancarias fue de 9% anual, en cuotas. La Bancaria, el sindicato que reúne a los empleados del sector, lo consideró “inaceptable” y activará hoy un paro parcial de dos horas. La paritaria del sector ya se anticipa como una de las pulseadas del verano que afrontará el Gobierno.

Aeronáuticos y bancarios marcarán el camino de las paritarias de 2018. Mientras tanto, entre lo que resta de diciembre, escalará la tensión por las demandas de un bono de fin de año y la reapertura de las negociaciones que contemplaron una cláusula gatillo en caso de ser superados por la inflación.

Por el bono de fin de año ya pusieron la guardia en alto el gremio de los aceiteros y los camioneros de Hugo Moyano, que podrían llegar a un acuerdo por empresa en vez de conseguir un beneficio generalizado. Una estrategia similar trazó Gerardo Martínez para los afiliados de la Uocra: sólo en algunas obras los albañiles recibirán este mes un plus entre 4000 y 5000 pesos.

La Bancaria fue el único gremio que hasta ahora disparó su cláusula gatillo ya que la inflación ya superó el 19,5% que pactó de manera anual.

Otro de los casos paradigmáticos es el del Sindicato de Empleados de Comercio (SEC). Armando Cavalieri, un aliado del Gobierno, reconoció en privado que no reabrirá la paritaria por haber perdido “dos o tres puntos” del poder adquisitivo del salario. El mercantil buscará compensar con un bono de fin de año de 1500 o 2000 pesos o añadirlo en la paritaria de 2018 como pago no remunerativo.

Siguen con atención el curso de los aumentos de precios otros gremios como el de la Sanidad y Alimentación, que cerraron paritarias con porcentajes que solo podrían revisarse si la inflación supera el 23% y el 24%, respectivamente. Hasta noviembre, la inflación del Indec acumuló 21% y se espera que en diciembre supere los dos puntos a partir de la suba de las tarifas de luz, gas y del combustible.

 

Fuente: Elonce

nota-original-boton